Background Image

Enseñar a nadar a la antigua vs versión moderna

Home  /  Uncategorized  /  Enseñar a nadar a la antigua vs versión moderna

Enseñar a nadar a la antigua vs versión moderna

October 13, 2017      In Uncategorized No Comments

Aunque crean que sólo es un meme la imagen donde comparan la forma antigua en la que enseñaban a los niños a nadar contra la versión moderna, así es la vida real. ¡Así aprendí yo a nadar! Mi padre no tuvo piedad de mí y si no fuera por el instinto de supervivencia con el que venimos equipados todos los niños, posiblemente me hubiera ahogado. La verdad es que no, seguramente mi padre se hubiera convertido en un guardián de la bahía y hubiera acudido a mi rescate.

Antes así se les hacía a los niños pequeños, se les aventaba al chapoteadero o a la parte honda de la alberca, sin ningún tipo de salvavidas. Sin embargo, alguna vez un doctor le recomendó a mi madre que esto era mejor cuando son muy pequeños, pues aún no desarrollan tanto miedo y su instinto de supervivencia los sacará a flote más rápido. En cambio, cuando son mayores, de los seis o siete años en adelante, al entrar en pánico podrían quedarse paralizados y no lograr los movimientos necesarios para nadar. Este era el método de antes, de hace ya algún tiempo, ahora existen muchos otros que permiten al niño sentirse más seguro.

Un amigo mío que es padre me contó que cuando se encontraba de vacaciones en uno de los hoteles en Acapulco más visitados, bajó al chapoteadero con su pequeña hija, se metieron y él comenzó a nadar hasta que su pequeña lo imitó, mientras era custodiada por los ojos de su padre, para evitar cualquier infortunio. Y así lograron crear un lindo lazo de unión y su hija aprendió a nadar.

Ahora también existen las clases de natación, en las cuales tendrás que invertir un poco más de dinero pero si no sabes nada o prefieres no arriesgarte a enseñarles a tus hijos y prefieres que un experto lo haga por ti, esta es la mejor opción. Incluso hay escuelas donde tienen alberca y en las clases de deportes les dan natación, por lo que estarás matando dos pájaros de un tiro. Ahí lo que les enseñarán es a no tenerle miedo al agua, a patalear, a bracear, después nadarán acompañados de algún artículo que les permita flotar como tabla o un tubo de espuma y al final los irán soltando poco a poquito.

Algo importante es que aunque sus hijos crean que ya saben nadar y visitan por primera vez el mar, no los dejen ir solos, pues no conocen el grado de intensidad de las olas, que éstas no sólo empujan sino también arrastran hacia adentro, en que parte ya no pueden tocar tierra, etc. Debes estar junto a ellos, reconociendo las áreas del mar para que antes de lo que canta un gallo puedan ser todos unos náufragos en Acapulco, Cancún, Puerto Vallarta, Veracruz, Puerto Escondido y más.

Disfruta el tiempo que tengas para enseñarles, aprovéchalo para crear lazos de unión que en el futuro rendirán sus frutos; si los llevaste con un profesional, acompáñalos a sus clases o a sus competencias, los agradecerán y los animará para echarle más ganas.

Comments are closed.